Necesitamos una Nueva Estrategia para Enfrentar el Flagelo de la Diabetes

Los expertos médicos han reconocido por mucho tiempo que el estándar de atención para la diabetes está desactualizado y debe cambiar. Basado principalmente en estudios de hombres europeos y norteamericanos, nuestro enfoque actual para el tratamiento no logra detener una enfermedad que mata a cuatro millones de personas al año, principalmente en países en desarrollo, y le cuesta a la economía global $ 825 mil millones cada año.

Es hora de un nuevo enfoque. Con una estrategia de tratamiento temprana y más agresiva, creemos que millones de personas en todo el mundo podrían vivir vidas más largas, saludables y productivas mientras reducen el estrés en los sistemas de salud sobrecargados.

Un nuevo estudio de referencia publicado en la revista médica The Lancet respalda esta conclusión con nuevos datos: el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2, inmediatamente después del diagnóstico, y con dos medicamentos en simultáneo, retrasó drásticamente el progreso de la enfermedad. El estudio es el primero en investigar los beneficios clínicos a largo plazo de combinar dos medicamentos para la diabetes tipo 2, y los hallazgos apuntan a un enfoque estratégico potencialmente nuevo con una combinación temprana y atención integral para la diabetes.

Independientemente de dónde viva, si tiene diabetes, una cosa es segura: cuanto más demore el tratamiento, más probabilidades tendrá de enfrentar complicaciones devastadoras.

Incluso en las mejores circunstancias, donde los pacientes tienen acceso a atención médica de calidad, las complicaciones de la diabetes pueden incluir enfermedades oculares que resultan en ceguera; enfermedad renal que requiere diálisis o trasplantes; daño nervioso y enfermedad vascular periférica, que eventualmente conduce a la amputación; y enfermedades del corazón, derrame cerebral y daño cerebral. En países de bajos y medianos ingresos, estos resultados son trágicamente comunes.

El estándar actual de atención requiere un tratamiento secuencial con un medicamento, metformina, seguido de otro medicamento oral, y solo después de que falle el primer tratamiento. Este estándar fue formulado con pocos datos de países de bajos y medianos ingresos, donde la diabetes tipo 2 tiende a presentarse antes y progresar más rápidamente, y los resultados negativos son mucho más comunes.

Reconociendo la insuficiencia de este enfoque, un consorcio de sectores involucrados en la atención médica y el gobierno buscaron cerrar esta brecha en nuestra comprensión de la progresión de la enfermedad, así como la efectividad de los diferentes enfoques de tratamiento. El estudio pionero de cinco años, patrocinado por Novartis, incluyó a 2001 pacientes en África, Asia y América Latina, así como en Europa.

Los resultados no son ambiguos: el tratamiento temprano con medicamentos, metformina y vildagliptina, redujo la probabilidad de fracaso del tratamiento para pacientes recién diagnosticados en un asombroso 49% en comparación con el tratamiento con solo metformina, el estándar de atención actual. La terapia complementaria también retrasó la progresión hacia otras complicaciones de salud, como la pérdida secundaria del control glucémico, la capacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre. Los pacientes que son más vulnerables a la enfermedad, como las personas con bajo peso al nacer o la presencia de otros factores de riesgo de diabetes no modificables, también demostraron una respuesta positiva a este nuevo enfoque de tratamiento.

Si el estándar de atención para la diabetes tipo 2 reflejara este enfoque, al tiempo que se dieran un diagnóstico y un tratamiento tempranos, podríamos aliviar enormemente el sufrimiento de los pacientes y obtener beneficios económicos significativas. Al fin y al cabo, hasta el 85% del costo de la diabetes proviene del manejo de sus devastadoras complicaciones.

El diagnóstico temprano y el tratamiento con dos medicamentos en combinación reducirían los costos médicos al posponer las complicaciones y reducir las visitas al hospital con un costo promedio de $ 290 por paciente hospitalizado, al tiempo que aumentaría la calidad y la esperanza de vida productiva de los pacientes con diabetes, impulsando el crecimiento económico. Esto es especialmente importante en países de altos ingresos y bajos ingresos como México (con una prevalencia estimada del 12,6%) y Egipto (prevalencia del 16,8%), donde la diabetes tipo 2 es un lastre tremendo para el crecimiento económico y la prosperidad.

También debemos asegurarnos de que el tratamiento combinado para la diabetes, una sola píldora que contenga metformina y vildagliptina o cualquier combinación dada con evidencia similar en el futuro, sea asequible, fácil de tomar y ampliamente disponible.

Resulta claro que el criterio de “más vale tarde que nunca” no se aplica a la diabetes. Según los resultados del estudio, el mismo tratamiento combinado que se administra más adelante en la progresión de la enfermedad no produjo los mismos beneficios. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para el éxito del paciente, y los sistemas de atención médica más sólidos generarán mayores beneficios.

Estos hallazgos nos hacen pensar que esta enfermedad puede controlarse y, algún día, curarse. Sin embargo, requerirá un esfuerzo concertado científico, técnico y de salud pública para entregar los beneficios de estos descubrimientos al mundo, y un compromiso con la asequibilidad y la disponibilidad para garantizar que se compartan por igual.

 

Traducido al español por el Equipo de Somos Innovación. 

 

Fuente: CapX

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video

Seguinos