No Perder el Optimismo 

Por Federico N. Fernández *

La actual crisis mundial que vivimos debido a la pandemia del Coronavirus ha generado múltiples tensiones. Por supuesto, la primera y principal es la amenaza a la vida de las personas y a la capacidad de respuesta de los sistemas de salud.

A su vez, están las costosísimas consecuencias que las cuarentenas impuestas traerán a las economías de muchos países. Creo que el Coronavirus saldrá mucho más caro en dólares que en vidas.

Y a todo esto, hay que agregarle las respuestas, casi con seguridad histéricas e irresponsables, de gobiernos y bancos y bancos centrales. En efecto, multimillonarios estímulos, salvatajes, rescates y subsidios están a la orden del día.

Pero a pesar de todo esto, no hay motivos para caer en la desesperación. Como siempre remarcaba Karl R. Popper, vivimos en el mejor mundo que ha existido. ¿Es perfecto? Seguro que no. Pero jamás tanta gente tuvo acceso a libertades, bienes, servicios, riqueza, tecnología y conectividad.

Creo que la actitud más racional entonces en confiar en que el espíritu e inventiva humanos una vez más triunfarán frente a las adversidades.

Ya habrá tiempo de evaluar si las medidas de lo gobiernos han sido exageradas o acertadas. Pero lo urge en este momento es frenar cualquier tipo de impulso centralizador. Creer que los gobiernos autoritarios están mejor preparados para enfrentar esta crisis es un error con consecuencias gravísimas. Debemos dejar que innovadores, empresarios y emprendedores busquen soluciones siguiendo sus propios criterios y no normativas impuestas por burócratas o comités.

La idea de crear una vacuna, por ejemplo, es muy loable, pero quizás inalcanzable. Puede que un tratamiento efectivo sea más asequible y nos permita volver más rápidamente a la normalidad. Nadie lo sabe. Y ese es el punto. Debemos permitir la experimentación a fin de que, a través de distintos esfuerzos, lleguemos lo antes posible a la mejor solución.

Mientras tanto, cuidémonos, estemos cerca de nuestros seres queridos, lavémonos las manos varias veces al día y, sobre todo, no perdamos la esperanza en la inventiva humana.

* Federico N. Fernández es Director Ejecutivo de Somos Innovación (SI).

Originalmente publicado aquí

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video

Seguinos