Trabajar Desde Casa Era la Norma Hasta Hace Poco

Sea que pienses que “sólo es gripe” o que hayas estado abasteciéndote de papel higiénico y productos no perecederos desde enero, lo más probable es que el coronavirus ya haya tenido un impacto importante en tu vida profesional.

Para muchas empresas de todo el país, los temores relacionados con la propagación del coronavirus están obligando a los directivos a enviar a sus empleados a casa para que sigan trabajando sin poner en peligro la vida de las personas.

En muchos casos, se están haciendo arreglos para que la mayoría de los empleados puedan realizar la mayoría o al menos algunas de sus tareas mientras están fuera de sus oficinas. En muchos casos, sin embargo, los trabajadores no tienen que aprender nada nuevo o cambiar sus horarios ya que ya están bien familiarizados con la práctica, incluso si se les exige que pasen algunas o la mayor parte de sus horas de trabajo en un cubículo.

En 2020, esa es una posibilidad, pero no simplemente porque la cultura del trabajo desde la casa haya aumentado.

En cambio, el trabajo desde casa está beneficiando a los empresarios y creadores de empleo en un entorno empresarial cada vez más caro. Con el costo adicional de hacer negocios que añade el coronavirus -principalmente el hecho de que se pueden perder las vidas de los trabajadores y que pueden presentarse demandas legales- trabajar desde casa está demostrando ser el motor que mantendrá a la economía en marcha.

Dado que la crisis del coronavirus pone de manifiesto lo vulnerables que podemos llegar a ser cuando nos exponemos a grandes multitudes de forma regular, especialmente las personas mayores o las personas con sistemas inmunológicos delicados, incluso las universidades están enviando los estudiantes a sus casas, adoptando un enfoque de estudio desde el hogar que ya ha sido utilizado por algunas universidades e instituciones educativas durante años.

Hasta que la crisis se aplaque y los funcionarios puedan asegurar a los gobiernos locales que el riesgo es bajo, muchas empresas tendrán que seguir aplicando la política de “trabaje desde la casa” mientras adoptan lo que, históricamente, siempre ha sido nuestra forma de trabajar: desde la casa.

La oficina es algo nuevo

Para muchos que creen que ir a la oficina es la norma porque así es como siempre hemos trabajado. La idea de que un gran número de empleados sean enviados a casa puede sonar extraño. Pueden pensar que las empresas deberían simplemente tomar precauciones para evitar la propagación del coronavirus en su lugar.

Para ellos, trabajar desde la casa no es algo realista. Además, creen que para que los empleados muestren lealtad a sus jefes, deben hacerse ver.

Afortunadamente para aquellos que se han ganado la vida y han hecho carrera trabajando desde la casa, eso no es del todo cierto. 

Trabajar desde la casa no es sólo una nueva y moderna forma de ganarse la vida, ya sea que se gane la mayor parte del dinero con contratos de trabajo o que se trabaje en una empresa que da la libertad de trabajar una parte o la mayor parte del tiempo desde la casa. El trabajo desde la casa fue la norma desde los primeros años del siglo XI en Europa hasta el siglo XIX, cuando dinastías bancarias como los Barings y los Rothschilds usaban sus lujosos cojines como sus puestos bancarios.

No fue hasta la década de 1960 que la oficina quedó bien establecida, como señalaron Agustín Chevez y DJ Huppatz de la Universidad Tecnológica de Swinburne, sobre todo debido a la centralización del poder en el caso de los gobiernos, y la centralización de los servicios y las operaciones comerciales, en el caso de las grandes empresas comerciales.

Antes de eso, la idea de una oficina existía sólo entre los intelectuales y las órdenes religiosas.

En medio del auge económico que desarrolló Europa en la época medieval, cuando la mayoría de los comerciantes, artesanos e incluso banqueros hacían negocios desde sus propias casas, los monjes trabajaban en “espacios tranquilos diseñados específicamente para actividades sedentarias como la copia y el estudio de manuscritos”, escribieron Chevez y Huppatz.

Los que ofrecían bienes y servicios esenciales para los hogares medievales, por otro lado, se dirigían a su propia sala de estar, donde utilizaban sus habilidades para producir todo tipo de cosas, desde pan hasta zapatos.

En lugar de tener que depender de mercados y ferias abiertos, muchos de los cuales no abrían regularmente y estaban bajo la mirada atenta de las autoridades locales, estos artesanos encontraron la libertad de vender desde la planta más baja de sus propias casas.

Esta realidad incluso influyó la forma en que se construirían los edificios en las grandes ciudades como París.

Como explica Fernand Braudel en Las estructuras de la vida cotidiana, el primer volumen de su serie Civilización y Capitalismo del siglo XV-XVIII, el estilo de vida del trabajo desde la casa dio a las casas de París su “forma característica -estrecha (a la vista del precio del terreno) y alta: la tienda estaba en los pisos inferiores; las viviendas del amo encima, y encima las habitaciones de los obreros”.

Para 1619, Braudel añadió, “cada panadero de Londres tenía a sus hijos, sus sirvientes y sus aprendices bajo su propio techo”. “Incluso los secretarios del rey en el reinado de Luis XIV a veces tenían sus oficinas ministeriales en sus propias casas”. 

Fue el capitalismo, así como la creación del sistema bancario, lo que ayudó a los artesanos y comerciantes de escasos recursos a utilizar su propia casa como el centro de sus vidas profesionales, imbuyendo la práctica en el tejido mismo de lo que erigió la civilización occidental.

Como puedes ver, trabajar desde la casa no es sólo una cosa milenaria, está en nuestro ADN. Tal vez, por eso la vida de oficina parece tan poco natural para un número creciente de trabajadores.

Volver a nuestras raíces

El número de trabajadores que trabajan exclusivamente desde su casa sigue siendo reducido, a pesar de que el número de empresas que ofrecen más oportunidades de trabajo desde el hogar continúa creciendo. Sin embargo, con el coronavirus alcanzando el estatus de pandemia, más empresas están considerando el trabajo a distancia como parte de sus operaciones regulares, aunque sea temporalmente.

Si la pandemia ayudará o romperá el trabajo a distancia como tendencia, las cifras parecen indicar que las empresas ven el valor de contratar o buscar que se contraten personas para realizar sus tareas desde el hogar.

Entre 2005 y 2017, la investigación realizada por FlexJobs y Global Workplace Analytics descubrió que el trabajo a distancia creció un 159% en los Estados Unidos.

Sólo en 2015, había 3,9 millones de trabajadores estadounidenses trabajando a distancia, mientras que ahora hay 4,7 millones, o alrededor del 3,4% de la población.

A nivel mundial, el 41% de las empresas ya ofrecen algún grado de trabajo a distancia, según una encuesta de Condeco Software , mientras que al menos el 60% de las compañías también le permiten a los trabajadores elegir sus propias horas y horarios de trabajo.

Para 2028, el “Informe sobre la Fuerza Laboral del Futuro” de Upwork predice que el 73% de las empresas tendrán trabajadores con labores remotas dentro de su personal.

Al igual que los artesanos y trabajadores cualificados de la Europa medieval, los trabajadores de hoy en día tienen una serie de habilidades que resultan esenciales para un número cada vez mayor de empresas. Curiosamente, también hay un número creciente de artesanos reales, como panaderos, comerciantes modernos y artesanos, que utilizan la Internet como su mercado y sus casas como sus talleres en la actualidad.

En todo caso, parece que, por mucho que intentemos correr a los brazos de la centralización, siempre terminaremos volviendo a nuestras raíces.

Fuente: La Fundación para la Educación Económica (FEE)

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video

Seguinos