Lo que Aprendimos del VIH / SIDA: El Pánico lo Empeora Todo

Photo by Brittany Colette on Unsplash Photo by Brittany Colette on Unsplash

Estuve a cargo de las comunicaciones para el grupo de servicios de VIH más grande de los EE. UU. en 1983. Comencé a trabajar justo después de que la mayoría de los estadounidenses supieran por primera vez acerca del SIDA. El nuevo Coronavirus no es VIH, pero he notado similitudes en el pánico que los rodea.

Los sistemas de salud no podían mantenerse al día en los primeros días del pánico del VIH. Había relativamente pocos pacientes, pero los médicos y las salas de emergencias estaban inundados por la preocupación ante las imágenes aterradoras que se veían en televisión tales como personas con cánceres desfigurantes o neumonía incurable. Anoche vi un video de un joven médico español que casi gritaba a las personas con resfriados que se mantuvieran alejados de su institución afectada por COVID-19. La mayoría de los pacientes italianos que tropiezan entre tiendas de campaña en la televisión parecen sospechosamente ambulatorios.

La clasificación de la urgencia de los pacientes (triage) puede ser la clave para manejar esta crisis, pero el desafío es que los médicos en muchos países han pasado años insistiendo en que los pacientes acudan a ellos para todo, desde recetas repetidas hasta controles de colesterol y jarabes contra la gripe. Todo podría hacerse de manera más eficiente en línea o mediante el autocuidado, pero deshacer esta red de proteccionismo llevará tiempo y voluntad política.

A medida que el VIH se propagó por las comunidades afectadas, hubo un clamor de acción para detener la transmisión. Para irritación de mi jefe, yo era un gran defensor del cierre de los clubes y casas de baños de swingers de Nueva York y de tomar medidas enérgicas contra los lugares adonde se reunían los usuarios de drogas intravenosas. Solía ​​conspirar contra los propietarios de los clubes de sexo con Randy Shilts, quien finalmente escribió un libro que atacaba la actitud de “aquí no pasa nada” de San Francisco para contener el SIDA. Ahora sabemos que los lugares no hicieron la diferencia; fue el cambio de comportamiento lo que limitó la propagación. La clausura de establecimientos pudo haber enviado una señal temporal útil sobre la gravedad del riesgo, pero no lo modificó e hizo que las personas en riesgo fueran más difíciles de alcanzar.

Las analogías son limitadas: COVID-19 parece propagarse por gotitas mientras que el VIH se transmite por fluidos corporales compartidos; es mucho más fácil compartir un estornudo que sangre. Sin embargo, debemos pensar en cambiar las normas sociales, en lugar de cerrar pubs. Con el SIDA, descubrimos que la mayoría de las comunicaciones sobre el cambio de comportamiento era, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo y, en el peor, contraproducente. Los anuncios de lápidas británicas asustaron tanto a la gente que la condujeron a un estado de negación, mientras que los condones de Suecia no tuvieron impacto. Las campañas que funcionaron mejor fueron consejos prácticos para enfrentar situaciones del mundo real: ¿cómo evitar dar la mano sin parecer grosero? ¿Qué sucede cuando no tienes un pañuelo desechable o un gel desinfectante a mano?

La epidemiología en los primeros días del SIDA a menudo era engañosa. La pequeña ciudad de Belle Glade en los Everglades de Florida tenía la tasa más alta de SIDA per cápita en la nación. ¿Podrían estar involucrados los mosquitos? ¿Qué pasa con el suministro de agua? Quizás lo que sea que haya causado el SIDA necesita de calor. Años más tarde, descubrimos que Belle Glade solo tenía los factores agravantes habituales de pobreza, mala educación y mala salud en general. Los coronavirus son mucho menos misteriosos que el VIH y debemos ser muy escépticos acerca de las afirmaciones de que los perros lo transmiten o que pueden vivir durante meses en gimnasios.

Después de que científicos franceses identificaran el virus responsable del SIDA, se comenzaron a informar las muertes basadas en sí los fallecidos eran HIV positivos al momento de morir. Para los hombres homosexuales jóvenes que habían vivido en el gimnasio, el VIH era la causa clara; pero para los usuarios de heroína con múltiples infecciones y vidas violentas, solía ser mucho menos claro. Debemos recordar que, en todo el mundo, miles de personas mueren al día de neumonía y otras afecciones respiratorias. La mayoría son ancianos y tienen mala salud. Un número creciente dará positivo a COVID-19.

En 1984, el entonces Secretario de Salud y Servicios Humanos prometió que los ensayos de la vacuna contra el VIH comenzarían dentro de dos años. El Dr. Anthony Fauci fue nombrado jefe de los Institutos Nacionales de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Treinta y cinco años y alrededor de 15 mil millones de dólares más tarde, existe una vacuna que protege bien a los monos… pero lamentablemente no hace nada por los humanos. Una vacuna de coronavirus es una tarea más simple que una vacuna contra el VIH, pero es poco probable que ocurra antes de que la mayoría de nosotros hayamos estado expuestos y desarrollemos anticuerpos que nos protegerán, al menos a corto plazo.

Una vez que supimos que el VIH causaba el SIDA, supimos que aquellos que dieron positivo serían víctimas de discriminación. Con COVID-19, puede funcionar de otra manera: ¿imagina la prima que los empleadores pueden verse tentados a imponer a aquellos que pueden demostrar que tienen anticuerpos protectores y pueden viajar a voluntad, sin ponerse en peligro a sí mismos ni a otros?

 

* Mark Chataway ayuda a dirigir dos firmas de consultoría de comunicación y políticas de salud: hyderus.eu y bairdscmc.com 

Traducido por el Equipo de Somos Innovación. 

Fuente: The Economic Standard

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video

Seguinos